viernes, 1 de enero de 2010

EL SUEÑO DE LOS BEBÉS





Porqué los niños o algunos niños se despiertan por las noches?Lo que os voy a contar os va hacer ver que relación hay entre la conducta de los animales y nuestros bebés.


Está cogido de esta pagina y lo escribió Carlos Gonzalez




La mayoría de los insectos
reptiles y peces tienen cientos de hijos, con la esperanza de que alguno sobreviva. Las aves y mamíferos, en cambio, suelen tener pocos hijos, pero los cuidan para que sobrevivan la mayoría. Los mamíferos, por definición, necesitan mamar, y por lo tanto ningún recién nacido puede sobrevivir sin su madre, Pero, según la especie, también necesitan a su madre para muchas otras cosas.

En algunas especies, el recién nacido es capaz de caminar en pocos minutos y seguir a su madre (¿quién no recuerda aquella escena encantadora en Bambi?). Eso ocurre sobre todo en los grandes herbívoros, como ovejas, vacas o ciervos. Estos animales viven en grupos que devoran rápidamente la hierba de una zona, y tienen que desplazarse cada día a un nuevo prado. Es necesario que la cría pueda seguir a su madre en estos desplazamientos.
Los pequeños herbívoros, como loa conejos, pueden esconder a sus crías en una madriguera, salir a comer y volver varias veces al día para darles el pecho. Sus crías no caminan nada más nacer, sino que son indefensas durante los primeros días. Lo mismo ocurre con la mayoría de los carnívoros, como los gatos, perros o leones. La madre sale a cazar dejando a sus indefensas crías escondidas. Las crías no nacen sabiendo, sino que aprenden, y esto es importante, porque les permite una mayor flexibilidad. Una conducta innata es siempre iguai, una conducta aprendida puede
adaptarse mejor a las condiciones del entorno, y perfeccionarse con la práctica. La primera vez que un ciervo ve a un lobo, debe salir corriendo. Si no lo hace bien, morirá, y por lo tanto no podrá aprender a hacerlo mejor. Por eso es lógico que los ciervos sepan correr en cuanto nacen. Los lobos sí que pueden aprender: la primera vez el ciervo se les escapa, pero con la práctica consiguen atraparlo. Los Juegos de su infancia constituyen un aprendizaje para su vida adulta.
Los primates (los monos) parece ser que descendemos de animales que caminaban nada más nacer. Pero, al vivir en los árboles, tuvimos que hacer cambios. Bambi resbala varias veces antes de ponerse en pie; y eso no tiene importancia en el suelo. Pero, subido en una rama, un resbalón puede ser fatal. De modo que los monitos van todo el día colgados de su madre, hasta que son capaces de ir solos perfectamente,sin el menor error.
Pero es el monito el que se cuelga, activamente, de su madre, agarrándose con fuerza a su pelo con manos y pies, y al pezón con su boca (cinco puntos de anclaje). La madre puede correr de rama en rama, sin preocuparse de sujetar al niño. ¿Se atrevería usted a ir de rama en rama, o simplemente caminando por la calle, con su bebé a cuestas pero sin sujetarlo, ni con los brazos ni con ningún paño o correa? Claro que no. Para que un niño sea capaz de colgarse de su madre y sujetarse solo durante largo rato, probablemente debería tener al menos dos años. Ya nuestros primos más cercanos, los chimpancés, son incapaces de sujetarse solos al principio, y su madre tiene que abrazarlos, pero sólo durante las dos primeras semanas.
La diferencia con nuestros hijos es abismal. Y para caminar (no para dar cuatro pasos a nuestro alrededor, como hacen al año, sino caminar de verdad, para seguirnos cuando vamos de compras, sin llorar y sin que tengamos que girar la cabeza cada segundo a ver si vienen o no), nuestros hijos tardan al menos tres o cuatro años.
Hasta los 12 o 14 años, es prácticamente imposible que los niños sobrevivan solos; y en la práctica, procuramos no dejarles solos hasta los 18 ó 28 años. Los seres humanos son los mamíferos que durante más tiempo necesitan a sus padres, y dejan muy atrás al segundo clasificado. Probablemente, esto se debe en parte a nuestra gran inteligencia. Como decíamos de los lobos, la conducta debe ser aprendida para ser inteligente, pues la conducta innata es puramente automática. Nuestros hijos tienen que aprender más que ningún otro mamífero, y por lo tanto tienen que nacer sabiendo menos.
¿Y qué tiene todo esto que ver con que los niños se despierten? Ya llega, ya llega. Ahora mismo veremos que tiene que ver todo lo anterior con la conducta de su propio hijo.
Empezábamos diciendo que hay crías que necesitan estar todo el rato con su madre, encima de ella o siguiéndola a poca distancia, y otras que se quedan escondidas, en un nido o madriguera, esperando a que su madre vuelva. Para saber a qué tipo pertenece un animal, basta con observar cómo se comporta una cría cuando su madre se va. Los que tienen que estar siempre juntos se ponen inmediatamente a llorar, y lloran y lloran (o hacen el ruido equivalente en su especie) hasta que su madre vuelve.Una cría de ganso, por ejemplo, aunque tenga agua y comida cerca, no come ni bebe, sino que sólo llora hasta que sus padres vuelven, o hasta la muerte. Sin sus padres, de todos modos no tardaría en morir, por lo que debe agotar toda su energía en llorar para que vuelvan. Y debe empezar a llorar inmediatamente, en cuanto se separa, porque cuanto más tarde en hacerlo más lejos estará, y por tanto más difícil será que le oiga. En cambio, un conejito o un gatito, cuando su madre se va, permanecen muy quietos y callados. Esa separación es norma! en su especie, y si se pusieran a llorar podrían atraer a otros animales, lo que siempre es peligroso. ¿Cómo reacciona su hijo cuando usted le deja en la cuna y se aleja? Si, como hacían los míos, "se pone a llorar como s¡ le matasen", quiere decir que, en nuestra especie, lo normal es que los niños estén continuamente, las 24 horas, en contacto con su madre.
Y no es difícil imaginar que hace 50.000 años, cuando no teníamos casas, ni ropa, ni muebles, separarse de su madre significaba la muerte. ¿Se imagina a un bebé desnudo en el campo, al aire libre, expuesto a! sol, a la Huvia, al viento y a las alimañas, sólo durante ocho horas, mientras su madre "trabaja" recogiendo frutas y raíces? Ni siquiera una hora podría sobrevivir en esas circunstancias. En tiempos de nuestros antepasados, los bebés estaban las 24 horas en brazos, y sólo se separaban de su madre para estar unos momentos en brazos de su padre, su abuela o sus hermanos. Y cuando empezaban a caminar lo hacían alrededor de su madre, y tanto la madre como el niño se miraban continuamente, y se avisaban mutuamente cuando veían que e! otro se despistaba.


Hoy en día, cuando usted deja a su hijo en la cuna, sabe que no corre ningún peligro. No pasará frío, ni calor, ni se mojará, ni se lo comerá un lobo. Sabe que usted está a pocos metros, y le oirá si pasa algo y vendrá en seguida (o, si usted ha salido de casa, sabe que otra persona ha quedado de guardia, escuchando a pocos metros).
Pero su hijo no sabe todo eso. Nuestros niños, cuando nacen, son exactamente ¡guales a los que nacían hace 50.000 años. Por si acaso, a la más mínima separación, lloran como si usted se hubiera ido para siempre. Más adelante, cuando empiece a comprender dónde está usted, cuándo volverá y quién le cuida mientras tanto, empezará a tolerar las separaciones con más tranquilidad. Pero aún faltan unos años. Casi toda la conducta del bebé, que aún no ha aprendido nada, es instintiva, idéntica a la de nuestros remotos antepasados. Y la conducta instintiva de la madre también tiende a aparecer, aquí y allá, despuntando entre nuestras gruesas capas de cultura y educación.
Por eso, cuando vaya al parque con su hijo de tres años, ambos se comportarán de forma muy similar a sus antepasados. Usted mirará casi todo el rato a su hijo, y le avisará cuando se despiste ("ven aquí" "no vayas tan lejos"). Su hijo también le mirará con frecuencia, y s¡ la ve despistada o hablando con otras personas se pondrá nervioso, incluso se enfadará, e intentará llamar su atención ("mira, Mamá, mira", "mira qué hago", "mira qué he encontrado"...)
Llegamos a la noche. Es un periodo particularmente delicado, porque si el niño duerme ocho horas, y la madre se ha ¡do durante este tiempo, cuando despierte puede estar a siete horas de marcha, y por más que llore no la oirá. Hay que montar la guardia. Durante las primeras semanas, nuestros hijos están tan completamente indefensos que es su madre la que debe encargarse de mantener el contacto. En aquellas raras culturas (como la nuestra) en que madre e hijo no duermen juntos, la separación hace que la madre esté muy intranquila, y sienta la necesidad imperiosa de ir a ver a su hijo cada cierto tiempo. ¿Qué madre no se ha acercado a la cuna "para ver si respira"? Ciaro que sabe que está respirando, claro que sabe que no te pasa nada, claro que sabe que su marido se reirá de ella por haber ido... pero no puede evitarlo, tiene que ir.
A medida que el niño crece, se va haciendo más independiente. Eso no significa que pase más tiempo solo, o que haga las cosas sin ayuda, porque el ser humano es un animal social, y no es normal que esté solo. Para un ser humano, la soledad no es independencia, sino abandono. La independencia consiste en ser capaces de vivir en comunidad, expresando nuestras necesidades para conseguir la ayuda de otros, y ofreciendo nuestra ayuda para satisfacer las necesidades de los demás. Ahora ya no hace falta que usted vaya a comprobar si su hijo respira o no; ¡él se lo dirá! Como se está haciendo independiente, será él quien monte guardia. Se despertará más o menos cada hora y media o dos horas, y buscará a su madre. SE su madre está al lado, la olerá, la tocará, sentirá su calor, tal vez mame un poco, y se volverá a dormir en seguida. Si su madre no está, se pondrá a llorar hasta que venga. SÍ Mamá viene en seguida, se calmará rápidamente. Si tarda en venir, costará mucho tranquilizarle; intentará mantenerse despierto, como medida de seguridad, no sea que Mamá se vuelva a perder.
Es aquí donde la vida real no coincide con los libros, porque a las madres les han dicho que, a medida que su hijo crezca, cada vez dormirá más horas seguidas. Y muchas se encuentran con la sorpresa de que es todo lo contrario. No es "insomnio infantil", no son "malos hábitos", simplemente es una conducta normal de los niños durante los primeros años. Una conducta que desaparecerá por sí sola, no con "educación" ni "entrenamiento", sino porque el niño se hará mayor y dejará de necesitar la presencia continua de su madre.
Si cada vez que su hijo llora usted acude, le está alentando a ser independiente, es decir, a expresar sus necesidades a otras personas y a considerar que "lo normal!" es que le atiendan. Eso le ayudará a ser un adulto seguro de sí mismo e integrado en la sociedad.
Si cuando su hijo llora usted le deja llorar, le está enseñando que sus necesidades no son realmente importantes, y que otras personas "más sabias y poderosas" que él pueden decidir mejor que él mismo lo que le conviene y lo que no. Se hace más dependiente, porque depende de los caprichos de los demás y no se cree lo suficientemente importante para merecer que le hagan caso,
Una infancia feliz en un tesoro que dura para siempre, que nadie podrá jamás arrebatarte. La infancia de su hijo está ahora en sus manos.

16 comentarios:

Marina dijo...

Buena y extensa entrada. Yo creo que cada niño tiene unos comportamientos y... bueno que no quiero yo empezar con divagaciones ni nada parecido.

Que muy bien cielo.
Besos miles

Adolfo Payés dijo...

Interesante el tema.. profundo y sobre todo esclarecedor..

Gracias por compartirlo..

Feliz Año Nuevo..

Un abrazo
Saludos fraternos..

PD:Que tengas un año 2010 de los mejores..

Bretema dijo...

No tengo hijos y por eso cada vez que opino de estos temas me contestan lo mismo, -que sabras tu si no tienes hijos-
No dudo que esto tenga una base cientifica. Es cierto que la necesidad hace que las especies se adapten al medio.
En paises como el nuestro un niño no es autosuficiente hasta los... pongamos 12 años.
En Brasil con 8 se tienen que valer por si mismos.
No son mejores los niños en Brasil que en España, no digo eso, solo digo que se adaptan al medio.

Marina dijo...

BRETEMA. No dejes que porque no tengas hijos tu opinión sea menos relevante. Me da mucha rabia la prepotencia de padres y educadores en general. Opina, porque tu punto de vista es único y valioso.
¿Si no tienes coche no puedes opinar de nada relativo a ellos?
¿Si no tienes una mascota, una moto? ¿si no tienes agujeros en las orejas, como es mi caso, que los odio, no puedo opinar de pendientes, no tengo gusto para comprarlos o para diseñarlos....?
Perdona, pero no puedo con estas cosas. OPINA, YO TENGO HIJOS Y ME INTERESA TU OPINIÓN.
Un abrazo.

LOLI dijo...

Marina!!!Extiendete mujer,no te cortes,jajajaja
Se trata de que si un bebé llora se le atienda,que no lo hece por jorobar o por que se haya acostumbrado a los brazos es porque es un bebé y expresa así sus necesidades,necesita contacto y hay que darselo.

UN BESAZO

LOLI dijo...

De nada Adolfo,gracias a ti.

FELIZ AÑO ;)
UN BESAZO
----------------------
Bre como te dice Marina,comenta hombre que no tendras hijos pero has sido hijo y tienes mucho que contar ;)
Ale venga.De todas formas no queria que os centreis en cuanto tardan en adaptarse o ser autosuficientes si no de que cuando somos bebés necesitamos el contacto con nuestros padres o persona que nos atiende,mas que nada lo que quiero que se sepa es que eso de poner a un recien nacido lo mas lejos de nosotros para que no se malacostumbre o como quieran llamarlo es algo que no es natural ,nos necesitan cerca,en eso yo he seguido mis instintos e incluso les quite uno de los lados de la cuna y la puse pegada a mi cama,no tuve a mis hijos para alejarlos nada mas nacer de mi.T e voy a contar una anecdota de mi hijo mediano, Patrick tenia dos meses no paraba de llorar y le hice de todo,le di de comer,le bañe,le di un masaje y nada que seguia llorando,se me encendió una lucecita "dejalo en su moises"le dejé y el pobre suspiró y se quedó "frito",jajajaja,para que despues digan que si se les coge en brazos siempre quieren brazos,pues no,cuando tienen lo que necesitan se relajan y saben que siempre estas ahí para cuando necesiten,incluso cuando tuvieron que ir al cole no lloraron,porque tuvieron contacto cuando lo necesitaron y se sentian seguros sabian que mama estaria ahí cuando salieran.

BESAZOS GUAPO ;)

LOLI dijo...

Marina gracias por responderle eres un sol,a ver si vuelve y nos cuenta su opinion ;)

UN BESAZO

Miguel dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con esta entrada. En todo. Y particularmente en lo que respecta a los niños; yo me acuerdo cuando mu hija era bebé, y sí, efectivamente, no soportaba la ausencia de su madre. No lo calmaba, a veces, ni mi presencia. Es algo institntivo, algo, que con la edad, se supera. Pero es evidente que la especie humana tiene una mayor lentitud en alcanzar la independencia que el resto de los animales.

Un abrazo.

F. J. Zamora dijo...

las mias han sido muy guerreras para dormir y para todo, y aun asi siguen siendo guerreras, pero la infancia seguro que la tendran feliz.
un beso mama loli

María dijo...

¡¡Hola LOLI guapa!!

¡¡Pero si está clarísimo!!

¿¿¿Alguien duda que desde que venimos a este mundo necesitamos el afecto y el cariño, tanto como respirar, comer o dormir???

Me parto de risa o de pena, que no sé, pensando que tengan que venir sesudos científicos a explicarnos lo que por puro sentido común todos deberíamos saber. Los bebés necesitan calor y cariño. Como no pueden expresar sus necesidades más que llorando, cuando lloran están diciendo...
¡¡Dame cariño, no me dejes!!

El ser humano, es un ser sociable por naturaleza y precisamente por eso, un bebé desde que nace necesita el calor de su madre cerca, por que ella es el primer ser vivo con el que se ha relacionado.

Y si, como todo ser vivo, si no tiene afecto se adaptará y sobrevivirá, igual que si le cortan una pierna o un brazo. Lo que está claro que es que toda carencia a la larga, pasa su factura.

Mil besos BRE ¡¡habla hombre, ni se te ocurra quedarte callado en este tema, ni en ninguno!! ;-) Otros mil besos Marina ¡¡así me gusta leona !! ja,ja,ja

Muy bien, LOLI. MIl quienientos besos para ti,

Bretema dijo...

Marina ves, como me apoyaste a la a meterse con Marina, no quiere que te explayes, y luego dicen de la libertad Je, je, je.
Bromas aparte, estamos en un momento que todo funciona por metodos, y como dice Marina no porque cojas a tu hijo en brazos ya has eres la causante de que tu hijo llore cada vez que lo poses en su cuna.
Como todas las cosas todo tiene su medida y en el cariño la medida no esta escrita en ningun sitio eso se siente.
No quieres mas ni educas mejor a tu hijo por que le estes dando besos sin parar y nunca le riñas, ni tampoco porque siempre seas esa persona recta que siempre marca el sentido de las cosas.
Y por ultimo no solo necesitan el amor y el cariño los hijos.
Cuando somos mayores tambien hacemos ruidos -casi siempre silenciosos- para llamar la atención y que nos cojan en brazos.
Toma discurso.

Bretema dijo...

María, no me callaran, que voy aprendiendo de ti.
Yo duro y a la cabeza.

LOLI dijo...

Bre!!!Pues a mi los metodos no me van,yo me dejo llevar por mi instinto y me va fenomenal!!Fijate que siempre se sorprenden los demás cuando les pido algo a mis niños y lo hacen a la primera,alucinan y me preguntan como lo hago y la verdad no hago nada especial,sólo darles mucho amor y decirles lo que está mal,lo que está bien y como deben comportarse o sea educación.Pero quererles,abrazarlos y besarlos nada tiene que ver con la educacion,se puede y se debe dar las dos cosas
Donde dice eso Marina?yo no lo veo y me estoy volviendo loca buscandolo y donde nos metemos con ella?Bre que el dia de los inocentes ya pasó.jajajaja.
Completamente de acuerdo yo tengo 40 y tantos y pataleo para que me mimen,te lo juro!!!

MUCHAS GRACIAS POR VOLVER

BESAZOOOOOOSSSSSSS

María dijo...

Yo también vuelvo, LOLI, como el turrón...Ahora que se va él.

Que sí BRE, que además se te dan de miedo los discursos, yo es que no sé si necesitas un certificado académico para que te lo confirme...Si es lo que yo digo...¿¿Quien no necesita mimos?? pequeños, grandes y medianos. Vamos, lo que es yo, más que respirar. Pero igual que me encanta que me mimen, me encanta y disfruto muchísimo mimando. Pero ¡¡si es que, es tan fácil!!

Querer a los niños, que lo sepan y que lo sientan, no tiene nada que ver con maleducar. Porque puedes decirle "NO" con cariño y "SI" a todo de mala manera. El contacto, es necesario siempre y ese rollo antiguo de que no se podía coger a los niños porque se maleducaban, es un cuento chino, para que las mamás vivieran cómodas y despreocupadas del bebé. Eso de que "ni me entero de que tengo niño" es, porque los pobre son unos santos y se acostumbran a estar solos, tristemente esos niños buenísimos de bebés luego a lo mejor son armarios parados de mayores aunque eso es mucho decir, no lo sé la verdad.

En fin, que todo el mundo a darse mimos y arrumacos...ja,ja,ja.

Bueno, chocos, que me vuelvo a despedir hasta el sábado por la noche. Esta madrugada salgo de viaje. Sed buenos, haced todos los deberes y quereros mucho en mi ausencia...ja,ja,ja
¡¡Si es que soy como una madre!! ;-)

¿Has visto BRE?¡¡Te he vuelto a ganar en rollo!!

LOLI, cieloooooo, lo siento...ja,ja,ja.

Mil besos para todos.

Marina dijo...

Como sabeis...bueno todos menos Loli que ya no me visita, mi hija Elene cumplió 22 años el día 5 de este mes. Hoy tiene un tremendo catarro y se me ha sentado encima y la he abrazado porque le dolía todo.....¿Dónde está el límite en achucharse, quererse, tocarse, abrazarse......? El límite lo pones tú y tú eres el responsable de él.
Hay que respetar a las personas que no desean el contacto físico, aunque yo enseñé a un niño a abrazar y ahora me tiene frita, Claro, el respeto es fundamental, pero tb la espontaneidad. A mí el contacto físico en las manifestaciones de cariño me parece fundamental y a la basura con complejos y mentecatos.
Hagamos lo que nos salga del corazón, porque todo estará bien hecho.
¡Toma discurso!.

Bre, un abrazo, mushasho.

Loli, Tienes dos faltas, a la tercera te vas al despacho del director con un suspenso, ¿Tú verás?.

LOLI dijo...

Guapetonassssss!!!!!!Perdón es que estaba un poco liada haciendo de enfermera.
Me alegra un monton que penseis así,no os imaginais cuanto... pues me sentia un bicho raro rodeada de tanta opinión contraria a la mia,jajajaja(no me refiero aquí)

Me voy corriendo a clase de Marina!!!!!!

OS QUIEROOOOOOOOOOOOOOOO

MUAAAAAAACCCCCCCKKKKKKK!!!!