domingo, 7 de febrero de 2010

¿Se aprende a ser madre?


¿Se aprende a ser madre? ¿Hay un modelo o un ideal de madre? ¿Una mujer se convierte en madre por el solo hecho de parir? ¿ Se puede ser maternal sin tener hijos y tener hijos y no ser maternal?


Cada una de estas preguntas merece una profunda reflexión y son temas de debate permanente.

En esta ocasión me interesa atender a una inquietud recurrente en las madres: la inseguridad respecto a sí son buenas madres. La duda suele surgir:

  • cuando salen a trabajar y pasan poco tiempo con los hijos
  • prohibirles alguna cosa
  • cuando sienten que consienten demasiado a sus hijos
  • cuando se fastidian porque el niño está muy cargoso
  • cuando escuchan a sus hijos decirles por ejemplo: “ no quiero ser tu hijo” o “¿para qué tuviste un hijo si lo hacés llorar?”
  • cuando su propia madre, su suegra sus amigas o su marido incluso, hacen comentarios respecto al modo de criar a su hijo…

En esos momentos de vacilación en que dudamos de nuestra función, es bueno recordar que no existe la madre ideal, como tampoco existe el hijo ideal. Cada mujer tiene su estilo particular de ser madre: algunas disfrutan jugando, otras preparando comidas, otras inventando cuentos y canciones.

Ser buena madre no es no equivocarse nunca, no es entender siempre lo que le pasa a su hijo, no es tener todas las respuestas, no es estar siempre disponible, no es tener ganas siempre de estar con él…entonces ¿qué es ?

Ser buena madre es comprender las necesidades de su hijo, aunque no pueda satisfacerlas todas. Es entender que una de las necesidades de los hijos es tener una madre humana, con fallos y debilidades, para darles a ellos la oportunidad de reclamar, de pedir, de defenderse, de cuestionar, de expresar su insatisfacción, de equivocarse también, sin sentir que eso los hace peores como hijos.

Ser buena madre es desilusionar a los hijos y aunque duela, poder decirles: “ mamá es así, hay cosas que no sabe, hay cosas que no .entiende, hay cosas que no puede…” y ayudarlos para que puedan buscar en otros lo que nosotras no les podemos dar.

14 comentarios:

PACO dijo...

...Ser madre es dar la vida a una persona que se lleva dentro del corazon. Loli, todo se puede aprender, incluso a ser madre. Esto no significa que una madre no sabe serlo. Pues una madre sabe en todo momento lo que pasa o lo que siente un hijo...porque es sangre de su sangre.
En esta vida , se tiene que modernizar todo, y esto incluye hasta los tratos y los sentimientos maternales pues la vida va evolucionando de una manera tan rápida que no se puede quedar , una madre, estancada en los ideales de los tiempos antiguos donde habia más rectitud, respeto absoluto, poca libertad.

Amiga, magnificas palabras. besos.

Adolfo Payés dijo...

Me gusta la reflexión..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que la semana que comienza sea de las mejores..

Rita dijo...

Que complicado es ser madre, sobretodo porque todos esperan de ti que seas perfecta y que no te equivoques. El sentimiento de culpa nos acompaña casi toda nuestra vida hasta que un buen día te das cuenta que lo has hecho lo mejor que sabías y con la mejor voluntad, entonces respiras tranquila viendo que tus hijos que ahora son padres son tan imperfectos como tu. ¿se puede aprender a ser madre? si, pero para cuando aprendes ya tus hijos han crecido y te limitas a ser abuela que es más cómodo y agradable, besitos querida amiga

LUNA dijo...

Las relaciones humanas siempre son complicadas.
No hay una escuela de madres. La escuela es cada dia con cada hijo, porque tampoco hay dos hijos iguales.

Cada hijo es único e irrepetible y hemos de tener el amor, la templanza y la intuición suficiente para obrar en consecuencia.

Estoy de acuerdo con lo que dice Rita.
Yo he procurado hacerlo lo mejor posible con mis hijos.... y ellos ahora con los suyos.

Lo cómodo ahora es mi papel. El de abuela, además, maravilloso.

Mucho amor y sentido común, creo que es lo principal.
Besitos

Novicia Dalila dijo...

Cuento mi experiencia, que no tiene por qué coincidir con la de nadie, claro.
Yo no tenía instinto maternal antes de tener a mis hijos. No era una cosa que me llamase especialmente. No era para mí una obsesión ser madre y de no haberlos tenido, creo que hubiera podido vivir perfectamente sin ser madre.
Peeeeeeeeeeeeeeeeeeero, fue nacer ellos y cambiarlo todo.
A partir de ahí empecé a fijarme en los bebés que se cruzaban en mi camino en sus cochecitos empujados por sus madres, y escuchaba con interés (y aprendí muchísimo) cuando me contaban sus males (toses, fiebres - ¡¡¡descubrí el Dalsy¡¡¡¡ )... Y aún hoy, con mis hijos mayores, me sigo fijando en los ojitos que se asoman desde dentro de los cochecitos....
Y con mis hijos me cayó la mayor responsabilidad de mi vida. Es dificilíiiiiiiiiiiisimo educar a un hijo y entender todo lo que necesita, y hacerle entender que no se puede tener todo en esta vida, y que para ser una persona independiente y autónoma hay que empezar desde pequeño, que las cosas, los status, no los regalan, que hay que currárselos. Que ser buena persona es una satisfacción personal que no siempre es valorada desde fuera, que tenemos que creer en nosotros mismos y sernos fieles hasta el final....
Ser madre (igual que padre) es muy complicado. Es difícil. Es agotador y muchas veces te dan ganas de tirar la toalla, por lo menos para descansar un poquito, pero rápidamente la recoges y sigues adelante, porque ellos confían en ti, porque tienes que acompañarles un poquito más del camino y enseñarles las piedras que se van a ir encontrando en él, y apartárselas algunas veces, y otras dejarles tropezar, porque tienen que aprender a levantarse.
Mis hijos son lo mejor que he hecho en esta vida y lo mejor que me ha pasado. Son mi motor indiscutible y estoy segurísima de que si ellos no estuvieran mi vida sería más tranquila, eso sin duda, pero muchísimo menos rica, y por supuesto, mucho menos llena de amor.

Un beso, Loli

Paco Alonso dijo...

Excelentes reflexiones.
Muy hermoso lo que nos ofreces en este día, es un placer siempre acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

Temujin dijo...

Para mi ser buena madre, es ser como mi compañera y esposa Carmen....
No cambiaría ni una sola cosa de ella, es la mejor madre que he conocido y es mi esposa. Dulce y autoritaria a la vez, perfecta no, pero quien quiere la perfeccion (si existiese) en una madre.
Para mi es el mejor ejemplo...
Que Fortuna conserve a la madre de mis hijos, porque es la mejor...

Myr dijo...

Excelente reflexión que comparto.

Una madre puede aprender a ser una buena madre, aún cuando haya recibido malos modelos en su casa ( hay otras de la cuales aprender).

Ser buena madre, como dices, no significa que tenga todas las respuestas. Sino, que entienda cuales son las necesidades de su hijo y trate de suplirlas en la medida de lo humanamente posible. Y ponga límites.

Uno de los grandes problemas de hoy es que muchas madres no ponen límites, creyendo que al hacerlo " son malas" o por simple comodidad.

Sin embargo, el niño, necesita saber hasta dónde puede llegar: es decir, que no es omnipotente.

Un fuerte abrazo

Atapuerques dijo...

Bueno una vez que eres madre ya lo eres hasta que las criaturas tengan por los menos 70 u 80 añitos, Y no dan libro de instrucciones para ser madres, así que se aprende a costa de los hijos, y si hay suerte con la otra parte implicada en lo de ser madre, el padre, todo va casi perfecto.
Pasa el tiempo y piensas:¡Toda la vida dedicada a ser madre¡
¿Y si me dedico también a cuidarme yo un poquito?
Un fuerte beso, madraza

Mª Dolores dijo...

Hola.
Hoy me he dedicado a visitar blogs que no conocía y me he encontrado con el tuyo a través de tu comentario en el blog de María.
¿Se aprende a ser madre? Buena pregunta. Yo me la hice también cuando nació mi primer hijo. Día a día, pasito a pasito, metedura de pata tras metedura de pata, el ser humano va aprendiendo. Y a ser madre también. No hay un manual de instrucciones... salvo el sentido común. Son muchos los puntos que habría que discutir, pero yo pienso que una buena madres, entre otras cosa, es aquella que sabe decir "NO" a tiempo, aunque duela; la que deja que sus hijos se equivoquen.La que siempre está ahí, aunque sus hijos no lo noten.
En fin, que es muy complicado, pero lo más gratificante del mundo, por muchas noches sin dormir que hayamos pasado... y pasaremos, que una madre no se jubila nunca.

Un abrazo.. y pásate cuando quieras por mi blog.

Bretema dijo...

Muy bonito Loli, si eres capaz de reflexionar en lo escrito no solo eres madre, eres buena madre.
Feliz semana

María Laura dijo...

UY LOLI!!!

NO HAY UN LIBRO PARA SER MADRE,
Y OBVIAMENTE, PARIR, NO TE HACE MEJOR MADRE QUE ELEJIRLOS EN UN HORFANATO,

LO QUE SI ES SEGURO, ES QUE APRENDEMOS A SER HIJOS?
CUANDO SOMOS PADRES, Y APRENDEMOS A SE PADRES...
CUANDO SOMOS ABUELOS!!!!

BESITOS.

Miguel dijo...

Yo creo en eso que se llama instinto maternal. Y hay personas que lo tienen más acentuado que otras. Pero a ser madre no se puede aprender, esto lo tengo claro. Si no te nace ser maternal, nunca serás una buena madre.

Un abrazo.

julia dijo...

Loli gracias por hacerte seguidora de mi blog.Lo que has escrito sobre las madres es lo mas cierto que se pueda decir.Una madre es humana como los hijos por ello tenemos nuestros defectos.Lo que diferencia a la madre de los hijos es que la madre vivira por y para siempre por sus hijos y los hijos (algunos)no viven siempre para sus madres.Esperemos que los nuestros si.Besos amiga mia.