domingo, 24 de octubre de 2010

VALORES



Yo me preguntaría y plantaría la siguiente pregunta: ¿cómo eduqué o estoy educando a mis hijos? ¿Qué valores inculco o inculqué a mis hijos? A los jóvenes de este siglo hay que llamarlos varias veces en la mañana para llevarlos a la escuela y, digo llevarlos porque no tienen que tomar el camión o caminar larguísimas distancias para llegar a ella. Se levantan generalmente irritados porque se acuestan muy tarde, viendo televisión por cable, jugando playstation, hablando o enviando mensajes por teléfono o chateando por Internet. No se ocupan de que su ropa esté limpia y mucho menos en poner un dedo en nada que tenga que ver con arreglar algo en el hogar. Tienen los juegos y equipos digitales más modernos del mercado, Ipod, blackberry y computadora no pueden faltar, como tampoco el pago por su actualización. Hoy los hijos, muchas veces sin merecerlo, presumen el celular más novedoso, el nextel más costoso, la Lap top más equipada. Nada les costó.

Si se descomponen, para eso estamos, no faltaba más, hay que pagar la reparación, a la brevedad y sin chistar. Idolatran amigos y a falsos personajes de realitys de mtv. ¡Ah! pero viven encontrándole defectos a los padres, a quienes acusan a diario de que sus ideas y métodos están pasados de moda. Se cierran automáticamente a quien les hable de moral, honor y buenas costumbres, y mucho menos de religión. Lo consideran aburrido. Ya saben todo y, lo que no ¡Lo consultan en internet! Nos asombramos, porque los sicarios cobran cuotas sin trabajar por ellas, cuando a nuestros hijos los acostumbramos a darles todo, incluso su cuota semanal o mensual sin que verdaderamente trabajen por ella, y todavía se quejan ah! porque eso no me alcanza! Si son estudiantes, siempre inventan trabajos de equipo o paseos de campo, que lo menos que uno sospecha, es que regresarán con un embarazo, o, habiendo probado éxtasis, coca, marihuana o cuando mínimo alcoholizados. Y cuando les exiges lo más mínimo en el hogar o en la escuela, lejos de ser agradecidos te contestan, con desfachatez: yo no pedí nacer, es tu obligación mantenerme o quien les manda andar de calientes. Definitivamente estamos jodidos, pues la tasa de que hagan su vida independiente se aleja cada vez más, pues aún graduados y con trabajo, hay que seguirlos manteniendo, pagándoles deudas, servicios y hasta los partos de sus hijos. Con lo anterior, me refiero a un estudio que indica que este problema es mayor en chicos de la sociedad de clase media o media alta (o de capas medias urbanas) que bien pudieran estar entre los 14 y los 28 años, si es correcto 28 años o más ¿lo pueden creer?




y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos constituyen un verdadero dolor de cabeza. ¿Entonces en qué estamos fallando? Yo sé, dirán que los tiempos y las oportunidades son diferentes, pues para los nacidos en los años cuarenta y cincuenta, el orgullo reiterado era levantarse de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tenían que ayudar a limpiar la casa; no se frustraban por no tener vehículo, andaban a pie a donde fuera, siempre lustraban sus zapatos, los estudiantes no se avergonzaban de no tener trabajos gerenciales o ejecutivos, aceptaban trabajos como limpiabotas y repartidores de diarios. Lo que le pasó a nuestras generaciones, es que elaboramos una famosa frase que no dio resultado y mandó todo al diablo: ¡Yo no quiero que mis hijos pasen, los trabajos y carencias que yo pasé! Nuestros hijos no conocen la verdadera escasez, el hambre. Se criaron en la cultura del desperdicio: agua, comida, luz, ropa, dinero. Muchos de los nuestros hijos, a los 10 años ya habían ido a Disneyworld mínimo dos veces, cuando nosotros a los 20 si bien nos iba conocíamos la Ciudad de México, con su hoy vetusto y atiborrado Metro. El dame y el cómprame, siempre fue generosamente complacido convirtiendo a nuestros hijos en habitantes de una pensión, con sirviente (a) y todo incluido, que después intentamos que funcionara como hogar. Es alarmante el índice de divorcios que se está generando, van a la conquista de su pareja y vuelven al hogar, sólo unos meses más tarde, divorciados porque la cosa no funcionó; ninguno de los dos quiere servir al otro en su nueva vida. Como nunca batallaron en la pensión con sirviente incluido, en la que se les convirtió el hogar paterno, a las primeras carencias en el propio, avientan el paquete y regresan a la casa para que, mamá y papá continúen resolviéndoles la vida. Este mensaje es para los que tienen hijos y que pueden todavía moldearlos, edúquenlos con principios y responsabilidades. háganles el hábito del ser agradecidos. Háganles el hábito de saber ganarse el dinero con honestidad, la comida, la ropa, el costo de la estancia en la casa en la cual no aportan para el pago de servicios. Háganles saber lo que cuesta cada plato de comida, cada recibo de luz, agua, renta. Háganles sentir en su casa, cómo se comportarían ustedes en casa ajena cuando van de visita. Por ese domingo o cuota semanal o mensual, edúquenlos en la cultura de la correspondencia y el agradecimiento. Que los sábados o domingos laven el carro, ayuden a limpiar la casa, NO SU CUARTO, esa debe ser obligación de siempre sin pago de por medio. Háganles la costumbre de limpiar sus zapatos, de que paguen simbólicamente, por todo lo que gratuitamente reciben, implántenles la ideología de ameritar una especie de beca escolar que ustedes pagan, y por la que ellos no pagan ni un centavo, eso puede generar una relación en sus mentes trabajo=bienestar. Que entiendan que asistir a la escuela, es un compromiso con la vida, que no es ningún mérito asistir a ella. De la responsabilidad con que cumplan ese compromiso, dependerá su calidad de vida futura. Todos los niños deben desde temprano aprender a lavar, planchar y cocinar, para que entiendan la economía doméstica en tiempos que podrían ser más difíciles. Cuida lo que ven y ves con ellos en la televisión, y evita caer en el vicio social llamado telenovelas, los videojuegos violentos, la moda excesiva y toda la electrónica de la comunicación, que han creado un marco de referencia muy diferente al que nos tocó. Cuando ocupes corregirlos, aconséjalos, platica con ellos, no los ofendas, no los reprendas en público.
Si lo haces, nunca lo olvidarán. Nunca te lo perdonarán. Estamos comprometidos a revisar los resultados, si fuimos muy permisivos, o sencillamente hemos trabajado tanto, que el cuidado de nuestros hijos queda en manos de las empleadas domésticas y en un medio ambiente cada vez más deformante.



Ojalá que este mensaje llegue a los que tienen la oportunidad de cambiar o hacer algo al respecto. Ya los abuelos pagaron. Nosotros estamos pagando con sangre la transición. Que cada quien tome lo que la corresponda. Que haga lo que pueda y quiera. Recuerda que para que triunfe el mal, solo se necesita que la gente buena lo permita... Saludos. Alfonso Espinosa



37 comentarios:

Marina dijo...

Hola mi niña. He visto mis palabras a la izquierda de tu blog...¡Vaya, menuda sorpresa! Me siento tremendamente halagada... y bueno. Gracias ¿QUé otra cosa puedo decir?

Un beso hermosa Loli.

Novicia Dalila dijo...

No debemos echarnos la culpa absolutamente de todo lo que nos parece que nuestros hijos no hacen bien. Por mucho que en casa intentes inculcarles valores que tú crees imprescindibles, la sociedad va tan deprisa que es imposible atajarla. Y hoy la sociedad no es la que era... Hasta no hace mucho, pensaba que evolucionábamos en dirección incorrecta y que nuestra misión (la de los padres, tutores, o educadores en general) era abrirles los ojos para que rectificaran. Pero ahora mismo estoy convencida de que empeñarnos obsesivamente en eso es un error. Porque su mundo, donde ellos se están formando y el que les toca vivir no es el mismo que el nuestro. Ahora necesitan ser de otra manera para sobrevivir.
Yo lo único que intento es por un lado que valoren lo que tiene, el cariño que se les da y por otro, que sean autónomos en todos los sentidos. Nada de dependientes. Depender tanto como a lo mejor nos pasó a nosotros, no es bueno porque hace sufrir, y sufrir en exceso, ahora, ayer y mañana, es lo peor.

Un beso, Loli

Myriam dijo...

DE acuerdo con Alfonso Espinosa y contigo, una educuación en valores es necesaria para que nuestros hijos puedan crecer como hombres y mujeres debien.

Besos

panterablanca dijo...

Seguramente Espinosa tiene razón en general, peor fíjate, Aristóteles en la Antigua Grecia, ya se quejaba de lo mal que subían los jóvenes.Algo de problema generacional de fondo siempre hay.
Besos de pantera.

SIL dijo...

Alfonso ha escrito un ensayo de aplicación GLOBAL.

Coincido en todo.
Es difícil el equilibrio, la cornisa es tremenda.
Los padres estamos llenos de buenas intenciones, pero no alcanza.
El mundo parece fagocitarse a nuestros hijos, y a nosotros también.

Excelente reflexión, LOLITA

BESOS TODOS

SIL

LUNA dijo...

Estoy de acuerdo, querida Loli, con lo que han dicho mis predecesoras.

Siempre ha habido un abismo generacional entra padres e hijos, desde tiempos inmemoriables.
Parece que a la gente joven se les ha atribuído SIEMPRE la culpa de todos los males del mundo.
Pero no es verdad.
Asimismo, si lo fuera, que repito, no lo es, es algo que el tiempo, en pocos años remedia. Dejarán de ser jóvenes para ser adultos...

Nuestra vida, no tiene nada que ver con la de nuestros padres ni con la de nuestros hijos (yo que ya soy mayor).

Es de nuestra responsabilidad educarlos y darle los medios para que sean buenas personas y sobretodo FELICES.
Pero, cuando se hayan hecho adultos, harán lo que sepan y puedan, que no siempre coincide...
Como hemos hecho todos...

Creo que como personas cuerdas y responsables (eso si se nos debe demandar) haremos por nuestros hijos lo mejor que sepamos y podamos.
Lo demás es cosa de ellos...
Un besito reina mora!!!!!!

Temujin dijo...

EStoy de acuerdo con Pantera. Todas las generaciones, los padres siempre han dicho que en "sus tiempos" las cosas no eran así. Y es verdad, la humanidad evoluciona en cuanto a mecanismos y tecnologia; pero los sentimientos son parecidos, envidia, amor, codicia, venganza, alegrias son practicamente iguales hace años. Responsabilidades tendran las que les demos, si no les damos ninguna, ninguna tendran...

Asun dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con el texto. No se puede generalizar, y por supuesto que hoy en día hay también niños, adolescentes y jóvenes que se ve que tienen unos valores inculcados, pero desgraciadamente hay un gran número de ellos que se creen los reyes del mambo.
Yo trabajo en educación, y es asombroso ver cómo hay niños, que desde bien pequeños son unos auténticos tiranos, que se sienten con derecho a todo, que no toleran la más mínima frustración, y que no saben valorar lo que se les da. Cuando hablas con los padres, llegas a entender el por qué de todo esto, ya que ves que no se les pone ningún tipo de límite en sus casas y se les consiente todo.

Aquellos padres que no quieran o no sepan inculcarles unos valores esenciales, lo pagarán muy caro en el futuro, así como sus hijos.

Un beso

F. J. Zamora dijo...

Debemos de enseñarles valores y educarlos para que sean virtuoso, compasivos, amigos,pacientes,justos y eso es una gran labor y dura, pero para eso somos padres.
Hoy en dia les enseñamos que tienen derechos pero se nos olvida que tambien tienen deberes.Hemos pasado de ser padres extremadamente autoritarios, creando hijos inseguros a padres permisivos creando tiranos. Tambien opino que una mancha no hace que el mantel este sucio.
Es duro amiga Mama Loli, pero hermoso el trabajo, nos toca luchar contra una sociedad que cada vez corre mas y mas, que vibra en una onda cada vez mas vertiginosa y hacemos lo que podemos, con amor y fe.
Namaste

Ojosnegros dijo...

Tiene que ver mucho con la educación, pero tienes razón en todo. A ver si aprendemos a educarlos desde pequeños, es tan difícil. Un abrazo.

MariluzGH dijo...

Hola Loli vengo a verte desde el blog de María. Te felicito por la preciosa familia que tienes (sin tu permiso me recorrí tus fotos de picasa).

Te dejo mi abrazo, un placer 'conocerte'

LOLI dijo...

Muchas gracias a todos,ahora no tengo tiempo de contestaros,en cuanto tenga un rato paso.

Muchas gracias Ojosnegros Y Mariluz es un placer veros por aqui ;)

Un abrazo y muchos besazos :))

Nocheydía dijo...

Aunque no tengo hijos pienso que el texto tiene bastante razón, pero hay muchos factores que influyen...Y hay chicos buenos,estudiosos y trabajadores. Muchos, lo que pasa es que se ven más a los otros.
Saludos.

Ana dijo...

Holaaaaa
Tengo que dar las gracias a María por darte a conocer, sin ella no habría conocido este rincón tan eniquecedor.

Con esta últim a entrada, diste en el clavo, y estoy pasando por esos momentos, con una de 22 y otro de 14...lo intento, pero son un poco dificiles de domar.

Besos

Julio dijo...

Hola, llego a tu espacio desde el blog de María.Has sido valiente, María es muy sincera y directa siempre.
En cuanto a educar, todos hacemos lo que podemos, y cada generación sigue saliendo bien, con algunas desviaciones, pero por lo general bien, luego; ¿no lo hacemos tan mal?, dentro de las infinitas dudas que nos asaltan todos los días.
Un abrazo
Julio

María dijo...

Pues yo disiento jajaja a ver mi querida LOLI flu,

a mi me parece que la idea de este Alfonso Espinosa, obviamente es buena, porque efectivamente, sin valores, sin esfuerzo y sin aprender a ser agradecidos, la cosa no funciona.

Pero me temo que se le olvida que desde que el mundo es mundo, siempre ha existido la lucha generacional entre padres e hijos, eso, es y será así siempre. Por otro lado ¡¡vaya mente tiene este hombre!! esto sí que no me ha gustado nada... ¿cómo que si salen a hacer un trabajo al campo piensas que te va a llegar embarazada, o habiendo probado no se cuantas drogas? pues no s Sr. ¿por qué voy a pensar semejante cosa? me parece que si les pedimos a ellos que sean responsables y consecuentes, lo primero que debemos nosotros es darles la oportunidad de aprender a serlo y sobre todo la confianza de que lo están intentando. Lo contrario sería vivir en permanente acoso y derribo, así como en un estado policial, en el que nuestros hijos siempre son sujetos de sospecha, al menos yo, a eso me niego.

Yo intento estar cerca de mis hijos, pero los miro a distancia, noles meto la lupa por el ojo... Tanto ellos como yo, nos equivocaremos mil veces, todos aprendemos y cuando eso sucede, se mete la pata a menudo, pero desde luego, por muchas veces que se equivoquen, confío en ellos.

Y...se terminó jajaja


Por cierto, enhorabuena por tu entrevista mujer importante jajaja la próxima vez que te hagan una rueda de prensa, por favor avísame, para ir corriendo a pedirte un autógrafo ¿OK?:-)


Oye y por cierto, que yo os dejé el cava a Pantera y a ti en le frigo y no aparecisteis a tomarlo ninguna de las dos ¿que hago con tanta botella como tengo en casa? ¡¡anda tráete a todos lo de la tuya que hay para todos!!


Muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaks guapa.

¿¿Cómo se siente una al haber pasado a engrosar la lista de las super stars ? jajaja


Que te quiero, mi LOLI flú:-)

Alma Mateos Taborda dijo...

Los tiempos han cambiado mucho y los peligros son mayores, guiarlos y acompañarlos no es tarea fácil, pero todo cambia y hay que aceptarlo. Un abrazo. Excelente post.

Miguel dijo...

Los jóvenes de hoy en día (hay excepciones, como en todo) pero en general no están por la labor de ayudar en casa. Yo, y mis amigos, de bien pequeñitos me acuerdo que nuestras madres nos mandaban a comprar a la tienda de ultramarinos. Hoy no hay ningún niño, o jovencito que vaya a hacer la compra de casa. Y así con todo. Ellos ya tienen bastante con "sus cosas". No sé esto a donde nos llevará. Pero la culpa la tenemos los padres y las madres, de eso no me cabe la menor duda.

Un beso.

Asun dijo...

LOLI, esta vez vengo a darte la enhorabuena por la entrevista en el blog de MARIA.
Me ha gustado mucho la sinceridad con que has respondido y me ha ayudado a conocerte un poquito más. Por lo que llevo visto en tu blog desde que te visito, y por lo que he leído en la entrevista, creo que eres una persona que merece la pena conocer.

Un beso grande

Asun dijo...

Ah, y FELICIDADES por haberte atrevido a ser la primera. Eso denota valentía.

Besos

LUNA dijo...

Querida Loli, he ido a "VER" la entrevista en el blog de Maria.
Eres tal cual yo te veo.
Un cielo, un angel.

Ya verás como la vida te recompensa con creces, es lo justo.
Un besito, princesa.
MMMUUUAAAAAAAAAAA

Ibso dijo...

Vaya sorpresa tu blog.
Vengo a visitarte después de leer la entrevista que te hizo María. Me gusta mucho lo que leo, así que, con tu permiso, me quedaré un ratito por aquí.
En cuanto al Post de "Valores", quiero decirte que yo tengo una niña pequeña de dos años y me preocupa como voy a educarla. Tus reflexiones son muy acertadas y comparto todo lo que dices.
Un saludo y seguiremos en contacto, Ibso.

María dijo...

Querida Loli:

Es dificil ser madre, nadie nos ha enseñado a ello, únicamente, se aprende con los errores, pero siempre intentamos hacer lo mejor para ellos, con todo nuestro cariño, e intentamos inculcarles unos valores humanos desde la familia como mejor sabemos hacerlo, pero siempre con amor.

¡Cuánto me alegro! que mis lectores vengan a conocer tu blog, no te imaginas lo feliz que me hace, y les doy las gracias por haber tenido el detalle de venir a conocerte y por ser tan amables, me encanta que todos estemos enlazados.

Mil gracias bonita por todo, eres lo mejor del mundo bloguero.

Te quiero un montón.

Un abrazo muy muy fuerte.

ATB dijo...

Esto de los hijos tiene mucho de lotería.

En mi casa mi tabernera tiene la habilidad de disciplinar demostrando siempre mucho amor. Yo soy más blando. Por ahora no vamos mal.

Pero, como dijo Marisol, la vida es una tómbola.

Un beso

LOLI dijo...

Nocheydia claro que hay chicos buenos y estudiosos,los mios son ejemplo de ello,jajajaja,amor de madre ;)



Ana gracias,me alegro de que te guste.
Mira con amor y firmeza se puede,ponte seria que no vean que dudas y veras como sale bien.Creo que el fallo es que no se cumple con los castigos que estamos blandos y los niños son muy listos se aprovechan de nuestra sensibilidad...y eso es malo ellos necesitan firmeza aunque se quejen la necesitan o si no se sienten perdidos.
Prueba y verás,los mios solo con una mirada tiemblan,cuando tengo que ser buena lo soy pero alas malas ya me conocen ;)

UN BESAZO Y MUCHAS GRACIAS

LOLI dijo...

Julio pues yo creo que los niños de ahora se sinten solos,los padres hemos estado trabajando demasiado y los niños necesitan de sus padres y no estar solos todo el dia,por eso creo yo que estan rebotados.
Conozco niños dificiles que conmigo(que soy muy cariñosa pero dura a la vez)se comportan de maravilla,la prueba es que si por ellos fuera estarian todo el dia en mi casa,me suelen decir que que les doy...si yo les contara pero claro no les sentaria muy bien.

OTRO BESAZO PARA TI Y GRACIAS

LOLI dijo...

MARIA COMO NO?jAJAJAJA,TU ME QUIERES HACER TRABAJAR.A ver bomboncito mio,lo que este hombre dice es verdad,no quiero decir que todos sean iguales por supuesto que no,pero los hay que dicen que van a estudiar y nanai.Sabes que yo trabajo limpiando en el instituto y muchas veces el director o profesores que estan por allí nos cuentan cosas que tela...Tu hablas por tus hijos esta claro,los mios tampoco son así.
Te cuento que Aaron(y miguel lo conoció)de bien pequeño siempre me ha ayudado con la casa con los hermanos...En cuanto cumplió los 16 en cuanto tiene vacaciones se pasa todos los dias vacaciones trabajando 15 horas en la heladeria sin dias de descanso con lo que cobra tiene para todo el curso,sus libros ,sus gastos todo!!Y valora el dinero ,se siente bien y realizado.Porque encima mi niño me trae sobresalientes.Y los hermananos?si quieren algo tendran que hacer lo mismo,los niños no son felices por tener lo que tienen sus amigos,ellos te lo pediran esta en tus manos decirles"no" y si lo quieres tendras que ganartelo ;)Los niños necesitan AMOR y atención,no cosas materiales sólo hay que enseñarles que es así.Cuanto les dura las cosas materiales?EL AMOR LES QUEDA PARA SIEMPRE.

MILLONES DE BESAZOS REINA

J. Marcos B. dijo...

hola Loli :) paso a dejarte un fuerte abrazo y darte las gracias por tus cariñosas palabra de ayer. también tkm, cuídate mucho querida amiga, todo va ir bien.

Namasté

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola amiga Loli!!Buen texto, nos muestra la realidad, lo difícil es encauzar esta realidad a saber educarlos no solo desde la familia, también desde toda una sociedad plural que ofrece sus obstáculos para crecer sanamente.
Hoy también trato un tema peliagudo y doloroso en mi blog «Los maltratos de género» y tenemos una invitada, Luna, que nos ofrece su testimonio de haber sido violada de niña y maltratada en la adolescencia, hay que haber vivido esas situaciones para comprender y saber educar nuestros sentimientos. Tanto en tu tema como en el mío hay que volcar un «Carro de valores humanos, de autodisciplina, coraje y una gran dosis de humanidad».
recomiendo a los padres que no sena victimas de sus hijos. Ese es otro tema que te lo dejo en la mesa.
Gracias por estar aquí
Recibe mi ternura
Sor.Cecilia

LOLI dijo...

Alma gracias ,pues si hay que aceptarlo y ayudarlos¿no? ;)
UN BESAZO


MIGUEL PUES CREO QUE SI,DE TODAS FORMAS HAY PADRES QUE HACEN LO QUE PUEDEN, INCLUSO DE PADRES QUE HACEN LO MISMO POR SUS HIJOS Y CADA UNO SALE COMO SALE,PERO POR LO MENOS QUE HAGAMOS TODO LO QUE PODAMOS,QUE POR NOSOTROS NO SEA
UN BESAZO

LOLI dijo...

Asun gracias tesoro me da mucha alegria tus palabras ;)
MIL BESAZOS GUAPA Y MUCHAS GRACIAS



Luna lleva tiempo recompensandome,pero los bajones están, aunque cada vez menos y desde que os conozco a todos cada vez se alargan mas ;)
Gracias preciosa tu si eres un ANGEL.

mil besazos

Ibso gracias por tus palabras.Pues mira tesoro lo tienes que hacer con AMOR,a que de eso tienes?jejeje.Pues con amor pero sabiendo decir no,una cosa es AMAR y otra es consentirlo todo ,deben aprender a que tienen derechos y deberes,se les puede educar como dice mi tabernero preferido ATB,CON amor y disciplina.

Un besazo grande y gracias por quedarte

LOLI dijo...

Maria no todos hacen lo que dices y te lo digo porque lo veo.Mira...ma callo pero ya te contare por E-mail ...te resumo he tenido que llevar a un niño de 8 años a las 9,30 a su casa porque nadie venia a por el,su madre lleva desde las 5 y pico durmiendo,la otra noche vino a por el a las 12 de la noche y ni me digo que se iba,ese niño se presenta en mi casa a su madre ni la veo ni me llama siquiera.Tiene ese niño amor?ni atención?

Y no es el unico...esos niños son los que despues dan problemas.

Yo tambien me alegro y mucho no lo sabes bien

UN BESAZO

LOLI dijo...

Ya sigo mañana perdona Maria que corriera en despedirme pero mi chico me esta contando un problema.Mañana vuelvo y contesto con tranquilidad.

MUCHOS BESOS PARA TODOS

TORO SALVAJE dijo...

Mi aplauso para el autor del texto.
Que razón tiene en todo.

No sé que hemos hecho.

Besos.

LOLI dijo...

Mucho movimiento en m vida siento no poder contestados a todos a ver si este finde puedo.

Toro me alegra que te haya gustado.

Besazos ;)

Alejandro Hernández y von Eckstein dijo...

Excelente reflexión. Siempre dije que somos la "generación Sándwich", nuestros padres nos regañaban cuando hacíamos travesuras y hoy son los hijos los que nos regañan porque no se las dejamos hacer.
Es el desbarajuste que nos dejaron servido en bandeja los psicólogos y su frase mercantilista "dejar hacer, dejar pasar". Hoy se retractan y dicen que lo dicho en el pasado fue un error pero el daño ya está hecho.
Solo nos queda aferrarnos a nuestros hijos y enseñarles el difícil arte de nadar contra la corriente de esta caótica suciedad... perdón...sociedad.
Excelente blog
Un ciberabrazo de luz.

LOLI dijo...

Gracias Alejandro por tus palabras y por tu abrazo de luz.
Otro abrazo para ti.