lunes, 3 de mayo de 2010

ESCUCHAR


Cuando estoy dolida o irritada,lo ultimo que deseo escuchar son advertencias,consejos,filosofia,psicologia barata o la opinion de otra persona.Esa clase de argumentos sólo consigue empeorar mi estado.La lástima me deprime;las preguntas me ponen a la defensiva;y lo que más me exaspera de todo es oírme decir que no tengo que sentirme así. Mi reacción predominante ante casi todas esas actitudes es:¡bah,olvidalo...¿De qué serviria continuar?! Pero si alguien me escucha verdaderamente,si se conciencia de verdad de mi dolor interior y me da la oportunidad de hablar más a fondo de lo que me aflige,enseguida empiezo a sentirme menos crispada,menos confundida,mucho más capaz de hacer frente a mis sentimientos y a mi problema. El proceso no es distinto con nuestros hijos.Ellos también pueden ayudarse a sí mismos si encuentran un oído atento y una actitud solidaria.Pero el lenguaje de la solidaridad no brota naturalmente.No forma parte de nuestra lengua materna.La mayoria de nosotros hemos crecido con los sentimientos desestimados o denegados.Para adquirir fluidez en ese lenguaje de la aceptación,tenemos que aprender y practicar sus métodos.Acto seguido se indican algunos medios de ayudar a un niño a afrontar sus sentimientos.

UNA AYUDA CON LOS SENTIMIENTOS

1.Escuchar con gran atención.
2.Reconocer los sentimientos con la palabra:¡Vaya!,¡Aja!,Ya veo!.
3.Dar nombre a los sentimientos.
4.Conceder al niño sus deseos en la fantasía....


1.Escuchar con gran atención.

En vez de escuchar distraidamente...
Hijo:Eric me ha dado un puñetazo.así que...¿me oyes papá?

Papa(mirando la tele):Te oigo sigue contando

Hijo:(enfadandose)así que le he devuelto el golpe.el me ha pegado de nuevo...¿Me estas escuchando?

Papa:Soy todo oidos

Hijo:No¡no es verdad!(enfadado)

Papa:puedo escuchar y ver el partido a la vez.continua.

Hijo:(decepcionado):¡bah!sera mejor dejarlo.

Puede ser desalentador intentar comunicarse con alguien que sólo nos escucha de boquilla. ...

Escuchar con gran atencion
...

Hijo:Eric me ha dado un puñetazo,así que...¿me oyes papá?


-El padre apaga la televisión y mira a su hijo atentamente.

Hijo:Así que le he devuelto el golpe.el me ha pegado de nuevo aún más fuerte ¡será ruin!.

-El padre sigue escuchando atento y le sigue con gestos.

Hijo:¿Sabes lo que te digo?A partir de ahora voy a jugar con Dani.Él no va por ahí pegando a la gente.

Es mucho más facil contar las cosas a un padre que está escuchando con interés .Ni siquiera tiene que decir nada.A menudo un silencio solidario es lo único que el niño necesita.No es tan dificil, verdad?sólo hay que dar prioridad,en este caso,por ejemplo ,sólo habia que apagar la tele y mirar a nuestro hijo,que se de cuenta que él es mas importante y que de veras le escuchamos....



Extraido del libro[Como hablar para que sus hijos le escuchen]

10 comentarios:

Silvia García dijo...

Hola querida Loli
Que hermoso espacio, que lindo todo lo que escribes, hacía mucho que no pasaba a verte.
Jubilación, mudanza, falta de internet en casa y otros etc. hicieron que así sea.
No tengo hijos pero esto que has posteado como dices tú, no es algo solo aplicable a ellos, nos sentimos desgraciados cuando no nos escuchan con interés.
Te dejo un gran abrazo
Silvia

LUNA dijo...

Loli, Los humanos somos muy complicados o muy torpes....No sé con que quedarme.
La verdad es que cuesta tan poco escuchar a un niño, o quién sea y lo necesite, que es patético que no lo hagamos.
Podríamos ahorrarnos muchos sinsabores...
Y ser felices, que no es poco...
Un besito

SIL dijo...

Qué de verdades, Lolita !!!
Pero qué difícil es llevarlas a la vida real.
Yo debo confesar la infinita imperfección de mi labor como mamá.
Yo los adoro.
Es todo.
No les presto toda la atención que se merecen.
El cansancio, la locura, la velocidad de las horas, etc, nos empujan en un huracán cruel.
Este tipo de lecturas nos llevan a reflexionar sobre todas estas cosas.

Besos todos, LOLI.


SIL

Novicia Dalila dijo...

Escucho, escucho, escuchamos.... Hemos aprendido a hacerlo. Al menos en esto no suspendemos.
El nano se explaya más con su padre, son muy afines. A mí me toca estar levantada hasta las tantas cada noche para que mi hija mayor, cuando acaba con el msn, se venga al comedor a "hablar de madre a hija y viceversa"... Lo hago con gusto, desde luego y estoy encantada de la confianza que me tiene y lo que cuenta conmigo para tomar decisiones, tanto de estudios como de amigas o de novios. Estoy segura de que me oculta cosas (no sería "normal" si no lo hiciera) pero creo saber en que punto está y sobre todo, sé que sabe que puede recurrir a nosotros cuando tenga un problema. El que sea....
Todavía se nos tiene que hacer mayor el pequeño y tenemos que "sufrir" otra adolescencia, pero creo que será superada con éxito, al menos ponemos todo lo que podemos para que así sea.

Un beso, Loli

J. Marcos B. dijo...

Escuchar atenta-mente se enseña desde la cuna.
En este mundo casi nadie escucha con atencion, quizá el 1% de la poblacion es capaz de escuchar eficaz-mente.

En fin..., ánimo!

3b NamastéM

Atapuerques dijo...

Hay que escuchar siempre a los niños, que se acuerdan de los silencios y las promesas como nadie, y son las personas que más respeto merecen en esta vida, aunque nos hagan mil veces la misma pregunta.
Yo sí que te escucho, Loli, y te mando un beso

Miguel dijo...

Escuchar, saber escuchar, es una gran virtud. Pero esta virtud no se reduce a padre-hijos sino que entre adultos también tiene que funcionar. A mí, como a todo el mundo, me encanta que me escuchen, y si no me escuchan o me escuchan con desgana, me siento fatal.

Un beso.

Asun dijo...

Qué importante es sentirse escuchado, sentir que al otro le importamos. Muy sabios esos pasos para educar también el aspecto emocional.

Un beso

estoy_viva dijo...

Es lo malo que muchas personas tienen fallan dejando de un lado a los niños, que solo desean ser escuchados, que se les preste atencion y sobre demostraciones de cariño, a veces se confunde con darle o comprarle todos sus caprichos con amor y estan muy equivocados.
con cariño
mari

Sofia dijo...

Hola Loli:

Me ha gustado tu entrada porque creo que no les damos a los niños la importancia que tienen. No se les respeta, no se les escucha, y, sin embargo, son los que tendrán el futuro de la humanidad en sus manos.

No suelo hablar de mí, pero coincide que yo también escribí un libro sobre educación: el arte de educar en familia (Sofía Pereira), y en él hablo de cosas muy parecidas a la entrada que tú has hecho.

Te mando un cariñoso saludo y mis gracias por hacerte seguidora de Jorge Brown (el silencio hecho palabra) del que soy su tía, la que adaptó su libro.