martes, 7 de agosto de 2012

Y UNO APRENDE

Después de un tiempo, uno aprende la sutíl diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes...y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.


Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.


Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... y con cada día uno aprende.


Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.


Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.


Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.


Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.


Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.


Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.


Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.


Con el tiempo te das cuenta que aunque seas felíz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.


Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.


Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.


Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.


Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante (...)


Pero desafortunadamente, sólo con el tiempo...

8 comentarios:

Gemma dijo...

Pues afortunadamente tenemos el tiempo para emplearlo bien o para emplearlo mal. Siempre se está a tiempo de rectificar, de retroceder, de aclarar y aclararse, y eso es en parte, sólo en parte la gracia de estar vivos.

Un post muy bonito Loli, tienes un gran fondo lleno de luz, ya te lo decía el tabernero :D

Un besazo.

Novicia Dalila dijo...

Este escrito me recuerda a alguien que me lo regaló una vez.... Es tan tan tan bonito¡¡¡
Por suerte, como dice Gemma, tenemos el tiempo para irnos dando cuenta de todas estas cosas y que nos permite ser conscientes de lo corta que es la vida, de que somos humanos y no debemos exigirnos ni exigir más de lo que podemos dar y sobre todo, de perdonárnoslo todo...

Un beso, Loli

Asun dijo...

Ay, LOLI, esta vida es un continuo aprender.
Creo que nosotras estamos ya en el tiempo de darnos cuenta si no de todas de muchas de esas cosas.

Un beso muy grande, guapetona.

saltar del tren dijo...

Lo conocía, aún así me detuve a leerlo nuevamente. Es precioso!!!

UN abrazo

Malo Malísimo dijo...

Pues yo no lo conocía...el texto, porque lo otro, el contenido, por demás. El tiempo lo cura todo, lo enseña todo, bueno o casi. Lo único real es el segundo presente, el instante, lo demás...

Miguel dijo...

Nos pasamos la vida aprendiendo. Por eso los viejos son venerables.

Un beso.

María dijo...

Un besito bonita, con el tiempo te darás cuenta que ... aunque tarde, sieeeempre llego :-) lo siento ... a veces, quizá me paso con el retraso ( la puntualidad no es mi fuerte, sorry :-) Acabo de llegar... y ni siquiera con el tiempo me acostumbro a ver aquí lluvia a toooodas horas... me temo que a algunas cosas no nos acostumbramos, por mucho tiempo que pase :-)

Lo conocía, es bonito... muy bonito LOLI, lástima que con el tiempo también te das cuenta que la teoría siempre es preciosa, desgraciadamente, muchas, demasiadas, se queda sólo en eso... pero graaaaaacias cielo... siempre estamos a tiempo de aprender ¡¡de una vez!!:))



Muaaaaaaaaaaaakss que tu resto de agosto sea tal cual deseas LOLI, cielo... y si no... tiempo al tiempo:))

Juan Carlos dijo...

Este poema (de autor incierto, aunque algunos señalan a Borges) invita a pensar, de que la lucidez de pensamiento, unido al equilibrio de conducta, requieren un periodo de maduración, el cual asume invertir (ganando o perdiendo, sea el caso) tiempo de vida, que otorgue esa experiencia que requiere toda existencia para lograr superarse.
Te felicito, has seleccionado un bonito y reflexivo poema, para obsequiarnos en esta tu entrada.
¡Saludos!